El sable de Riego


El trienio liberal es un oasis dentro del reinado fernandino, caracterizado por el absolutismo monárquico que se manifestó entre los períodos de 1814 a 1820, el llamado “Sexenio Absolutista”, y entre 1823 y 1833, la conocida como “Década Ominosa”.

El 1 de enero de 1820 Rafael del Riego proclama la Constitución de 1812 en Cabezas de San Juan y el 7 de marzo Fernando VII se aviene a jurarla.

Riego había sido elegido diputado por Asturias en la elecciones de 1822. Durante su mandato como Presidente de las Cortes, entre el 25 de febrero y el 31 de marzo de 1822, tiene lugar la vista del batallón de Asturias y la entrega del sable con el que proclamó la Constitución de 1812. Los pormenores de este acontecimiento se recogen en el Diario de Sesiones de Cortes de los días 15, 16 y 17 de marzo de 1822.

En la sesión de 15 de marzo se anuncia la visita del segundo batallón del regimiento de infantería de Asturias que había comandado el general para el restablecimiento del régimen constitucional y se aprueba la creación de una comisión para organizar el acto.

Sable del General R. Riego, 1822Sable del General R. Riego, 1822

 

Durante la sesión del 16 de marzo tiene lugar la visita del Batallón a las Cortes. El propio Riego, que presidía entonces la Cámara, pide autorización para que le sustituya el vicepresidente “ […] por impedirle su delicadeza dirigir la palabra a un cuerpo al que había tenido el honor de mandar”.

Después de los discursos del comandante, del vicepresidente y del diputado Cayetano Valdés hace entrega “al augusto Congreso el héroe Riego en las Cabezas cuando proclamo la Constitución y la libertad”.

En la sesión del 17 de marzo se acuerda grabar en la vaina la inscripcion siguiente: “Año de 1822: las Cortes al General R. Riego para que lo use durante su vida”.

Las Cortes acuerdan …devolvérselo al general Riego para que lo use y con el defienda la Constitución de las Españas…

Riego es condenado a muerte bajo la acusación de haber votado, siendo diputado, la destitución temporal de Fernando VII. La sentencia de muerte se ejecuta en la plaza de la Cebada de Madrid el 7 noviembre 1823.

En 1824 su viuda Maria Teresa del Riego dispone en su testamento que el sable fuese entregado a la Nación Española cuando se encuentre dignamente representada.

En 1835 se publica un Real Decreto mediante el cual Mendizábal, ya Presidente del Gobierno restituía postumamente en sus grados y honores al General.

Posteriormente extraviado el sable, al parecer es adquirido en el Rastro madrileño por Pío Valdivieso que lo lega en su testamento a las primeras Cortes republicanas. Este hecho tuvo lugar la tarde del 31 de marzo de 1932 en el que la viuda e hijo de Valdivieso acompañados por el Comité Nacional para el homenaje a los mártires de la libertad, hace entrega del mismo a Julián Besteiro, presidente de las Cortes Constituyentes, ABC y La Vanguardia de fecha 1 de abril dan cuenta de este suceso.

En la sesión de 28 de julio de 1933, todavía se lee un ruego del diputado Basilio Álvarez en relación con los bienes de la familia de Riego.

Desde entonces forma parte del patrimonio histórico-artístico del Congreso de los Diputados y se puede contemplar, junto con la bandera de Muñoz Torrero, en el vestíbulo de uno de los edificios de la Cámara.

Videoteca

Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35